4 trucos para lograr precios más atractivos

Es cierto que competir por precio es fundamental, sobre todo para quienes venden productos similares, pero hay algunas estrategias para crear diferencias a la hora de poner el precio de un producto.

1. Acompaña el precio de una propuesta de valor.

Investigaciones apuntan que los consumidores le damos más valor a nuestra relación con el tiempo que a nuestra relación con el dinero. A la hora de enseñar los precios, además de explicar al cliente cuánto va a gastarse, hay que plantearle qué problema le vas a resolver en forma de tiempo: va a disfrutar más tiempo, va a disfrutar de un tiempo de calidad, va a tener más tiempo para poder hacer otras cosas...

como-poner-precio-a-un-producto-pricing-techniques.jpg

2. Cuidado con la comparación de precios (con los de la competencia).

Un estudio de la Universidad de Stanford apunta que con esta estrategia se arriesga a que compren el producto de la competencia o a que no sepan decidir entre una oferta más barata o una oferta con una marca más reconocida. Según este estudio, los consumidores tienden, en caso de tener que comparar, a fijarse únicamente en las desventajas de las opciones y no en las ventajas, con lo que se pierde la propuesta de valor.

3. No ofrezca demasiadas opciones de precios.

Utilice la gama de precios y productos para conducir a los consumidores hacia un producto concreto, no para que tengan que elegir entre varios productos que son buenos. Importa más la percepción que el cliente tenga del negicio que los precios. No va a poder comparar en todas las gamas, así que sea más barato o más caro donde a le interese más.

4. La magia del número 9 no ha perdido su encanto.

Un estudio del MIT y la Universidad de Chicago refuerza el poder del número nueve en los precios. Entre 1934 colones y 1939, el cliente no va a valorar esos cinco colonesde menos... Suba el precio a 1939.

Hugo Ulate