Un accidente que lleva 4 años...

  “En 4 años, hemos crecido mucho, y la meta es seguir creciendo con orden, no a lo loco”, Carlos Rodolfo Vega, Propietario. Dustin Fernández (izquierda)

“En 4 años, hemos crecido mucho, y la meta es seguir creciendo con orden, no a lo loco”, Carlos Rodolfo Vega, Propietario. Dustin Fernández (izquierda)

En muy poco tiempo, Ferretería Vega y B se consolidó en su zona, gracias al buen servicio que ofrecen y a la innovación de sus ferias con proveedores, que les ha ayudado a darse a conocer en el mercado.

Carlos Rodolfo Vega tiene cerca de 30 años de trabajar en ferretería, y su sueño siempre fue abrir un negocio de este tipo; pero fue hasta el 2014 que se le presentó la oportunidad de hacerlo, en conjunto con su esposa, Adriana Bermúdez.

“Nacimos por un “accidente”. “Somos una empresa distribuidora de artículos al por mayor. Justo al frente de aquí, había una ferretería y nos estaban debiendo dinero y no podían pagarnos, entonces tomamos la mercadería y lo que tenían. Además, mi sueño era abrir un local, porque yo toda la vida he trabajado en ferretería. Estuvimos al frente como año y medio, hasta que compramos aquí y nos trasladamos”, afirma el propietario.

Actualmente, además de la ferretería ubicada en Alajuela, a 800 metros de Montecillos, tienen otra que se encuentra en Carrizal y abrió sus puertas hace un año.

La segunda ferretería también tenía muchos años de existir, pero en su caso, el antiguo dueño ya quería retirarse y les vendió el negocio. “Nos ha ido bien, pero es un proceso”, comenta Vega.

Equilibrio

Uno de los secretos de este negocio es lograr el equilibrio entre compras y ventas. “Lo que hacemos es que siempre tenemos un control, y lo llevamos entre los tres”, asegura Vega.

De acuerdo con el propietario, ellos revisan constantemente lo que se compra, con relación a las ventas, para nunca sobrepasarse, es decir, para tener un equilibrio. “Tenemos un monto más o menos establecido con relación a las ventas y lo llevamos controlado cada semana en el sistema, para que no se nos “vuelen” las compras, porque a veces se bajan un poco las ventas”, agrega.

Estrategias

De acuerdo con Dustin Fernández, Administrador de la ferretería, ellos compiten por su buen servicio al cliente. “Siempre tratamos de atender al cliente lo más rápido posible, que no tenga que esperar; y lo hacemos de forma personalizada –nos tomamos el tiempo para hablar con ellos, asesorarlos y crear relaciones de amistad- y eso nos ayuda a competir con las otras ferreterías”, expresa.

Además, según Fernández, ellos realizan entregas de los materiales de construcción a domicilio y procuran hacerlo de la forma más rápida posible. De hecho, de ser posible, lo hacen de inmediato.

“Si no se puede hacer la entrega inmediata, se le comunica al cliente que va a tardar un poquito. Pero casi siempre entregamos al instante”, comenta Vega.

Hugo Ulate