En una feria, los clientes están más abiertos a las negociaciones y se pueden ver motivados a comprar más.

En una feria, los clientes están más abiertos a las negociaciones y se pueden ver motivados a comprar más.

Ahora no basta con solo ofrecer un producto a los clientes, así sea este "carne de vaca" en el mercado. Ellos saben que lo que tiene un proveedor, también lo tiene otro. Ahora hay que ajustar los productos "amarrados" a propuestas de valor. ¿Cómo lograrlo?

Los inventarios sugeridos comprenden una estrategia, pero dan resultado siempre y cuando, se trate de productos de alta rotación, pues si esto no sucede, el cliente no vuelve a comprar, o devuelve los productos.

Igual, otra estrategia que funciona, es acordar con el cliente exhibir los productos en la tienda, pero en un lugar muy estratégico: una cabecera de góndola, en una pared central detrás del mostrador, o en un kiosco por el que necesariamente, los compradores tengan que pasar.

Cuandoi alguna de estas estrategias aumenta, la rentabilidad de la ferretería crece y por lo tanto el comprador o encargado de proveeduría, aumenta la compra y estará más apto para las negociaciones.

Pero, ¿cómo acordar todas estas estrategias con un cliente, cuando el tiempo de negociación es corto? Las ferias permiten estos espacios, y son más instructivas para que el cliente le apueste más a determinada negociación.

 

Comment